Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

jueves, 7 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - LA JUGADA

LA JUGADA
Philip K. Dick
 
 
 
Mientras rodaba una barrica de agua de doscientos litros desde el canal hasta su
huerto de patatas, Bob Turk oyó el rugido, dirigió una ojeada a la colina del cielo marciano
de media tarde, y vio la gran nave interplanetaria azul.
Agitó la mano en excitado saludo, luego leyó las palabras pintadas en el costado de la
nave, y su alegría se mezcló con inquietud. Porque aquel gran casco cóncavo, que
descendía ahora para aterrizar, era una astronave de carnaval, una nave venida hasta
aquella región, hasta el cuarto planeta, para hacer negocio.
La inscripción que llevaba rezaba así:
 
LA EMPRESA DE DIVERSIONES «ESTRELLAS FUGACES» PRESENTA:
FENÓMENOS, MAGIA, TERRORÍFICOS ENGENDROS,
¡Y MUJERES!
 
Y la palabra final había sido pintada en letras mayores.
Será mejor que vaya a decírselo al consejo de la colonia, pensó Turk. Dejó su barrica
de agua y trotó hacia la zona de tiendas, jadeando mientras sus pulmones se esforzaban
por absorber el aire débil y enrarecido de aquel mundo antinatural, apenas colonizado.
La última vez que había llegado una feria a su zona les habían robado la mayor parte
de las cosechas —aceptadas en trueque por sus hombres— no dando a cambio más que
una brazada de inútiles figurillas de yeso. Eso no volvería a suceder. Y sin embargo...
Sin embargo, sentía en sí la comezón, la necesidad, de ser entretenido. Y todos ellos
se sentían del mismo modo; la colonia anhelaba lo raro, lo extravagante y singular. Desde
luego aquellos hombres lo sabían, y se aprovechaban de eso para su hurto. Si solamente
pudiéramos mantener clara la cabeza, pensó Turk, trocar el sobrante de los alimentos y
fibras de vestir, pero no lo que necesitamos nosotros... no convertirnos en algo así como
una partida de chiquillos... Pero la vida en el mundo de la colonia era monótona. Acarrear
agua, combatir a los bichos, reparar vallas, reparar incesantemente la semiautónoma
maquinaria robot agrícola que les sustentaba... no era bastante, aquello no tenía emoción
alguna, ninguna solemnidad.
—¡Eh! —llamó al llegar al terreno de Vince Guest, que se hallaba sentado sobre su
arado de un solo cilindro, llave inglesa en mano—. ¿Oyes el barullo? ¡Compañía...! Más
funciones, como el año pasado; ¿recuerdas?
—Lo recuerdo —respondió Vince sin levantar la vista—. Se llevaron todas las
calabazas. ¡Al diablo con los espectáculos ambulantes! —Y su rostro se ensombreció.
—Esta es una compañía diferente —explicó Turk, deteniéndose—. Nunca los vi antes;
tienen una nave azul, y parece como si hubieran estado en todas partes. ¿Sabes lo que
vamos a hacer? ¿Recuerdas nuestro plan?
—Algo —respondió Vince, entornando la rosca de su llave inglesa.
—El talento es el talento —parloteó Turk, tratando de convencer no solo a Vince sino a
sí mismo—. Fred es ingenioso; su talento es auténtico, quiero decir, lo hemos
experimentado un millón de veces... ¿Por qué no lo empleamos contra esa feria del año
pasado? Jamás lo sabré. Pero ahora estamos organizados... preparados.
Levantando su mano, Vince dijo:
—¿Sabes tú lo que ese estúpido va a hacer? Se unirá a la feria; se marchará con ellos
y empleará su talento para su provecho..., no podemos fiarnos de él.
—Pues yo sí —repuso Turk, apresurándose a ir hacia los edificios de la colonia, las
polvorientas y erosionadas estructuras grises que estaban directamente enfrente. Podía
ver ya a su presidente del consejo, Hogland Rae, atareado en su almacén; Hoagland
alquilaba materiales e instrumentos de segunda mano a los miembros de la colonia, y
todos dependían de él. Sin los utensilios de Hoagland no habría oveja esquilada, ni
borrego con la cola cortada. No era, pues, de extrañar que Hoagland se hubiera
convertido en su dirigente político, a la par que económico.
 
Saliendo de entre su amasijo de mercancías, Hoagland protegió sus ojos, se seco la
húmeda frente con su pañuelo plegado y saludó a Bob Turk:
—¿Diferente compañía esta vez? —su voz era muy baja.
—Eso es —respondió Turk, latiéndole con fuerza el corazón—. ¡Y podemos atraparlos,
Hoag! Si actuamos como es debido; quiero decir, una vez que Fred...
—Estarán recelosos —manifestó Hoagland pensativo—. No cabe duda que otras
colonias habrán empleado Psi para ganar. Pueden tener uno de esos... ¿cómo se les
llama...?, de esos individuos anti-Psi con ellos—. Hizo una ademán mostrando su
resignación.
—Voy a decir a los padres de Fred que lo saquen de la escuela —jadeó Bob Turk—.
Sería natural para los chicos el aparecer en seguida; que cierren la escuela esta tarde, y
así Fred estará entre el grupo, ¿entiendes lo que quiero decir? No debe parecer chusco,
no a mí, de todos modos—. Rió con una risita tonta.
—Cierto —convino Hoagland con dignidad—. El chico Costner aparece de manera
normal, o sea que estamos obligados. Ve a tocar la campana de los excedentes de
recolección, para que esos carnavaleros vean que tenemos buena mercancía que
ofrecer... quiero que vean todas esas manzanas y avellanas, coles y calabazas apiladas
—apuntó al lugar—. Y un minucioso inventario con tres copias, en mis manos, en una
hora.
Hoagland sacó un puro, lo encendió y añadió:
—Adelante, pues.
Bob Turk se marchó a cumplir con el encargo.
 
Mientras andaban a través de su pasto sur, entre las ovejas de cara negra que
rumiaban la hierba dura y seca, Tony Costner dijo a su hijo:
—¿Crees que podrás apañártelas con ellos? Si no, dilo. No tienes por qué hacerlo.
Esforzándose, Fred Costner podía vislumbrar la feria a lo lejos, instalándose ante la
astronave de afilada proa. Barracas resplandecientes de banderolas y gallardetes que
bailaban al viento... y la música registrada. ¿O era un auténtico órgano de vapor?
—Seguro —murmuró el chico—. Puedo manejarlos; he estado practicando cada día
desde que el señor Rae me lo dijo—. Y para demostrarlo, paso rasando una roca que
estaba enfrente de ellos, fue a gran velocidad en su dirección y luego se dejó caer
bruscamente en la hierba parda y seca. Una oveja miró con aire estúpido y Fred rió.
Un pequeño grupo de la colonia, incluyendo a los niños, había aparecido ya entre las
casetas que se estaban montando; Fred vio en pleno funcionamiento la máquina de los
confites, olió el aroma de las rosetas de maíz friéndose, y contempló con deleite un gran
racimo de globos llenados con helio, que portaba un enano grotescamente pintarrajeado y
con ropa de vagabundo.
Su padre dijo quedamente:
—Lo que debes buscar, Fred, es el juego que ofrece premios valiosos.
—Lo sé —respondió el muchacho, comenzando a escudriñar las casetas—. No
tenemos necesidad de muñecas hula-hula —se dijo a sí mismo—, ni de botes de melaza.
En alguna parte del carnaval se hallaban los verdaderos tesoros. Podía ser en el
aparato tragamonedas o en la rueda giratoria o en la mesa de la lotería. Husmeaba e
indagaba.
Con voz débil y forzada, su padre dijo:
—Hum, acaso tendré que dejarte, Freddy...
Tony había visto una de las plataformas de las muchachas y se había vuelto hacia
ellas, incapaz de despegar sus ojos de la escena. Una de las chicas se hallaba ya en
ella... Pero entonces el ronroneo de un camión lo hizo volverse, y olvido a la muchacha
ligera de ropa y de prominente pecho de la plataforma. El camión estaba trayendo los
productos de la colonia, para ser trocados por entradas.
Fred se dirigió hacia el camión, preguntándose cuánto habría decidido ofrecer esta vez
Hoagland Rae, después de la espantosa paliza que habían recibido la vez anterior. Tenía
el aspecto de ser un gran trato y Fred sintió orgullo; la colonia tenía plena confianza en
sus habilidades.
 
Seguramente percibió el inconfundible hedor de Psi.
Emanaba de una caseta a su derecha, y se volvió al instante en aquella dirección. Esto
era lo que la gente de la feria estaba protegiendo, este único juego en el cual no creían
poder permitirse perder. Era, lo vio, una caseta en la cual uno de los fenómenos actuaba
como blanco. El fenómeno era un descabezado, el primero que jamás viera, y Fred se
detuvo atónito.
El descabezado no tenía cabeza en absoluto, y sus órganos sensoriales, sus ojos,
nariz y orejas, habían emigrado a otras partes de su cuerpo en el período prenatal. Por
ejemplo, su boca se abría en el centro de su pecho, y un ojo brillaba en cada hombro; el
descabezado estaba deformado, más no privado, y Fred sintió respeto por él. El
descabezado podía ver, oler y oír, tan bien como cualquiera. ¿Más que había
exactamente en el juego?
En la caseta, el descabezado se hallaba en un cesto suspendido sobre una artesa con
agua. Detrás del descabezado, Fred Costner vio un blanco y luego el montón de pelotas
de béisbol, y comprendió en qué consistía la jugada; si el blanco era alcanzado con una
pelota, el descabezado se zambullía en la artesa con agua. Y era para impedirlo que la
feria había empleado sus poderes Psi; el hedor era allí insoportable. No sabía, sin
embargo, de dónde procedía tal emanación, si del descabezado o del operador, o de
ambos, o de una tercera persona aún no vista.
El operador, una muchacha delgada con pantalones flojos, jersey y tenis, tendió una
pelota a Fred.
—¿Dispuesto a jugar, capitán? —le preguntó con sonrisa insinuante, como si estuviera
absolutamente segura de que no podría jugar y ganar.
—Lo estoy pensando —respondió Fred, al tiempo que escrutaba los premios.
El descabezado lanzó una risita y la boca situada en el pecho dijo:
—Lo está pensando..., lo dudo.
Volvió a lanzar su risita y Fred se sonrojó.
Su padre llegó a su lado.
—¿Es a esto a lo que quieres jugar? —preguntó.
Casi al mismo tiempo apareció Hoagland Rae; los dos hombres flanquearon al chico,
examinando los premios. ¿Qué eran? Muñecos, pensó Fred; cuando menos tal era su
aspecto. Las figuras, pequeñas y vagamente masculinas, se hallaban dispuestas en
hileras en varios estantes, a la izquierda de la encargada de la caseta. Por su vida que él
no podía descubrir las razones de la feria para protegerlos, puesto que seguramente no
tenían valor alguno. Se acercó más, esforzándose para ver mejor...
Apartándose hacia un lado, Hoagland Rae le dijo, preocupado:
—Pero aunque ganemos, Fred, ¿qué conseguimos? Nada que podamos usar, sólo
esas figurillas de plástico. Ni siquiera podremos cambiar esos objetos a otras colonias.
Parecía desilusionado.
—No creo que sean lo que parecen —argumentó Fred—, aunque todavía no sé lo que
son. De todos modos, déjeme probar, señor Rae; sé que esta caseta es la principal...
Y, al parecer, también creía lo mismo la gente de la feria.
—Bien, como te parezca —dijo Hoagland Rae con pesimismo; cambió una mirada con
el padre de Fred, y luego dio una palmadita alentadora en la espalda del chico—.
Adelante, muchacho —dijo—, hazlo lo mejor que puedas.
El grupo, al que se había unido ahora Bob Turk, volvió a la caseta donde se hallaba el
descabezado con los brillantes ojos en sus hombros.
—¿Qué, se decidieron ya? —preguntó la delgada muchacha de inexpresivo rostro,
lanzando una pelota al aire y volviendo a recogerla.
—Ten —dijo Hoagland, entregando a Fred un sobre que contenía boletos cambiados
por productos.
—Lo intentaré —dijo Fred a la muchacha delgada, tendiendo un boleto.
La muchacha sonrió, mostrando unos dientes pequeños y agudos.
—¡Lánzame a la artesa! —gritó el descabezado—. ¡Zambúlleme y gana un valioso
premio!
Lanzó otra risotada, casi con deleite.
 
Aquella noche, en el taller que tenía en la trastienda de su almacén, Hoagland Rae
examinaba con una lupa de joyero en su ojo derecho una de las figurillas que el chico de
Tony Costner había ganado aquel día en la Feria de las Estrellas Fugaces.
Quince de estas figurillas se hallaban alineadas contra la pared del taller de Hoagland.
Este, abriendo con unas pinzas la parte trasera del muñeco, vio en su interior un
complicado alambrado.
—El chico tenía razón —dijo a Bob Turk, que se hallaba tras él, fumando con
espasmódica agitación un cigarrillo de tabaco sintético—. No es un muñeco; está
completamente guarnecido. Podría ser algún artilugio perteneciente a la ONU, y que ellos
hubieran robado..., hasta podría ser una especie de micro-captador; ya sabes, uno de
esos mecanismos especiales que el gobierno emplea para un millón de tareas, desde el
espionaje hasta la reconstrucción mediante cirugía de los veteranos de guerra.
En seguida, con todo cuidado, abrió la frente de la figurilla.
Más alambrado, y partes en miniatura que hasta con la lupa eran extremadamente
difíciles de apreciar. Renunció; después de todo, su habilidad se limitaba a las reparación
de máquinas segadoras y cosas por el estilo. Esto era demasiado para él. De nuevo se
preguntó qué empleo exacto podría hacer la colonia de aquellos artilugios. ¿Venderlos de
nuevo a la ONU? Y, en el ínterin, la feria había recogido sus bártulos y se había ido. No
había medio alguno de saber dónde se encontraban ahora.
—Acaso ande y hable —sugirió Turk.
Hoagland buscó en la figurilla algún conmutador, pero no halló ninguno. ¿Orden
verbal?, se preguntó.
—¡Anda! —gritó, como esperando algún milagro.
La figurilla permaneció inerte.
—Creo que hemos logrado algo aquí —dijo a Turk—. Pero... —hizo un gesto—. Ello
llevará tiempo; hemos de tener paciencia...
Acaso si llevaran una de las figurillas a la ciudad principal, pensó, donde podían ser
hallados los auténticos ingenieros profesionales, los peritos en electrónica y los
restauradores de todo género... Pero prefería hacerlo todo por sí mismo: desconfiaba de
los habitantes de la gran zona urbana del planeta-colonia.
—De seguro que esa gente de la feria se quedaría de una pieza si ganamos de nuevo
—dijo con una risita Bob Turk—. Fred dijo que estaban ejerciendo su propio Psi todo el
tiempo, y que le sorprendería completamente que...
—Tranquilízate —respondió Hoagland.
Había hallado el suministro de energía de la figurilla; le quedaba ahora únicamente el
trazar el circuito hasta llegar a una interrupción, empalmando la cual podría poner en
actividad el mecanismo; era..., o al menos lo parecía..., tan sencillo como eso.
No tardó en hallar la interrupción del circuito. Un conmutador microscópico, simulado
en la hebilla del cinturón de la figurita. Hoagland ajustó el interruptor con sus pinzas de
punta de aguja, puso de nuevo la figurilla sobre su banco de trabajo, y esperó.
La figurilla se agitó, tendiendo una mano a una especia de bolsa que colgaba de su
costado, y sacando de ella un minúsculo tubito con el que apuntó a Hoagland.
—Espera —dijo Hoagland con voz apagada.
Tras él, Turk lanzó una especie de balido y corrió para resguardarse. Mientras tanto
algo dio un estampido sobre su cara, un haz luminoso que lo empujó hacia atrás; cerró los
ojos y grito, asustado:
—¡Estamos siendo atacados!
Pero no oyó el sonido de su propia voz. Estaba gritando inútilmente en una oscuridad
infinita. A tientas logró salir afuera, implorante...
 
La enfermera titular de la colonia estaba inclinada sobre Hoagland, sosteniendo un
frasco de amoníaco aplicado a sus fosas nasales. Quejándose, Hoagland logró levantar la
cabeza y abrir los ojos. Se encontraba tendido en su taller, y en derredor suyo había una
hilera de colonos adultos, Bob Turk en primer lugar, y todos con expresiones de la mayor
alarma.
—¡Esos muñecos o lo que sean...! —logró mascullar Hoagland—. Nos atacaron;
tengan cuidado—. Se retorció, intentando ver la fila de muñecos que había colocado tan
cuidadosamente contra la pared. —Hice funcionar a uno prematuramente —murmuró—.
Lo puse en marcha completando el circuito, de modo que ya estamos al tanto de lo que
pasa.
Seguidamente pestañeó. Los muñecos no estaban allí.
—Fui a buscar a la señorita Beason —explicó Bob Turk—, y al volver, habían
desaparecido. Lo siento —parecía excusarse como si fuera su culpa—. Pero tú fuiste
herido; me preocupaba que acaso estuvieras muerto.
—Está bien —dijo Hoagland, levantándose; le dolía la cabeza y sentía náuseas—.
Hiciste lo que debías. Será mejor que venga aquí el chico Costner, y sepamos su opinión.
Bueno, hemos sido atrapados..., metidos el segundo año en un lío. Solo que esta vez
peor—. Esta vez, pensaba, hemos de ganar. Salimos mejor librados el año pasado,
perdiendo.
Tenía el indicio de un verdadero presentimiento.
 
Cuatro días después, en ocasión de hallarse Tony Costner cavando su huerto, un
brusco remover en el terreno lo hizo detenerse unos instantes en su tarea. Alcanzó su
horquilla silenciosamente, pensando: es una ardilla terrera que ando ahí abajo comiendo
las raíces. La atraparé. Alzó la horquilla y, al agitarse la tierra una vez más, clavó
salvajemente y con hondura las puntas del instrumento.
Algo bajo la superficie chilló de dolor y miedo. Tony Costner tomó una pala y excavó el
suelo. Apareció un túnel subterráneo y en él, agonizando una masa de piel estremecida y
palpitante —tal como por larga experiencia lo había previsto— yacía una ardilla marciana,
con los ojos vidriosos por la próxima muerte, la boca abierta mostrando los agudos
dientes y las garras tendidas con desespero.  
Remató compasivamente al animal y luego se inclinó para examinarlo. Porque algo
extraño había captado su vista: un destello metálico.
La ardilla marciana llevaba un arnés.
Era un arnés artificial, desde luego, encajado en torno a su cuello. Unos alambres casi
invisibles, tenues como cabellos, surgían del arnés y desaparecían en la piel de la ardilla,
cerca del pericráneo.
—¡Dios! —exclamó Tony Costner, alzando a la ardilla y quedándose sumido en vana
ansiedad, preguntándose qué hacer. En seguida relacionó aquello con los muñecos de la
feria; ellos se habían ido y habían dejado esto, hecho esto... la colonia, tal como lo dijera
Hoagland, estaba siendo atacada.
Se preguntó qué habría hecho la ardilla de no haberla matado él.
La ardilla había estado ejecutando algo. Abriendo un túnel hacia... su madriguera.
 
Más tarde se encontraba con Hoagland Rae en el taller de éste; Rae había abierto con
cuidado el arnés inspeccionando su interior.
—Un transmisor —dijo, respirando ruidosamente, como si le hubiera vuelto el asma de
su niñez—. De corto alcance, acaso media milla. La ardilla estaba dirigida por él, y quizás
retransmitía una señal indicando dónde estaba y lo que estaba haciendo. Los electrodos
del cerebro probablemente conectan con zonas del gusto y dolor... de este modo podía
ser controlada. —Lanzó una ojeada a Tony Costner—. ¿Te gustaría llevar un arnés como
este contigo?
—En absoluto —respondió Tony, estremeciéndose.
Lo que deseaba era volver al instante a la Tierra, por muy superpoblada que estuviera;
anhelaba la presión de la muchedumbre, los olores y sonidos de los grandes grupos de
hombres y mujeres moviéndose a lo largo de las duras aceras, entre las luces. En un
destello le asaltó el pensamiento de que nunca había disfrutado realmente allí en Marte.
Demasiado solitario. Cometí un error, se dijo. Mi mujer fue la que me hizo venir aquí.
Pero era ya demasiado tarde para pensar ahora en ello.
—Creo —dijo secamente Hoagland— que será mejor notificarlo a la policía militar de la
ONU—. Fue con pasos arrastrados al teléfono de pared, lo descolgó y marcó el número
de urgencia, mientras decía a Tony, a medias excusándose y a medias con enojo:
—No puedo tomar la responsabilidad de manejar esto, Costner; es demasiado difícil.
—Es mi culpa también —dijo Tony—. Cuando vi aquella muchacha, se estaba quitando
la parte superior de su ropa y...  
—Despacho de seguridad regional de la ONU —se oyó a través del teléfono, lo
bastante alto para que Tony Costner también lo escuchara.
—Estamos en un apuro —dijo Hoagland, explicando a continuación lo de la nave de
diversiones de la empresa de las Estrellas Fugaces, y lo que había sucedido. Mientras
hablaba se secaba la sudorosa frente con su pañuelo; tenía un aspecto envejecido y
cansado, como si tuviera muchísima necesidad de descanso.
Una hora después, la policía militar aterrizó en medio de la única calle de la colonia. Un
oficial uniformado de la ONU, de mediana edad, y con una cartera de mano, salió del
aparato, miró en derredor a la amarilla luz del atardecer y reparó en el grupo, a cuyo
frente se hallaba situado preferentemente Hoagland Rae.
—¿Es usted el general Mozart? —dijo Rae, tanteando y tendiéndole la mano.
—En efecto —dijo el corpulento oficial, al par que estrechaba brevemente la mano
tendida—. ¿Puedo ver de qué se trata? —añadió, pareciendo un tanto desdeñoso por la
mugrienta población de la colonia. Hoaglando lo sintió agudamente, y retoñaron su
sensación de fracaso y depresión.
—Desde luego, general —respondió, abriendo el camino a su almacén y al taller de la
trastienda.
Tras haber examinado a la ardilla marciana muerta, con sus electrodos y arnés, el
general Mozart dijo:
—Puede usted haber obtenido artefactos que ellos no desearan ceder, señor Rae. Su
destino final no era probablemente esta colonia. —De nuevo se hacía patente su disgusto
mal disimulado; ¿quién habría de preocuparse por aquella zona?—. Sino eventualmente
—añadió—, y ésta es una suposición, a la Tierra y a las regiones más pobladas. Sin
embargo, por su empleo de una polarización negativa en el juego de tiro de la pelota... —
se detuvo y lanzó una ojeada a su reloj de pulsera—. Someteremos a estos terrenos de la
vecindad al gas tóxico; así, usted y su gente habrán de evacuar toda esta región, de
hecho esta misma noche; nosotros proveeremos el trasporte. ¿Puedo utilizar su teléfono?
Yo ordenaré el traslado... y usted reúna a toda su gente—. Sonrió reflexivamente a
Hoagland y fue luego al teléfono para llamar a su despacho de la ciudad principal.
—¿El ganado también? —preguntó Rae—. No podemos sacrificarlo.
Se preguntaba cómo habrían de llevarse ovejas, perros y vacas en el trasporte de la
ONU en medio de la noche. ¡Vaya jaleo!, pensó con desánimo.
—Desde luego que el ganado también —respondió con tono antipático el general
Mozart, como si Rae fuese alguna especie de idiota.
 
El tercer buey llevado a bordo del trasporte de la ONU llevaba un arnés al cuello; los
policías militares de la compuerta de entrada lo observaron, mataron al instante al buey, y
llamaron a Hoagland para que dispusiera de la res.
Agachado junto a ella, Hoagland Rae examinó el arnés y su alambrado. Al igual que la
ardilla, había una conexión de delicados hilos, del cerebro del animal al órgano sensorial
—cualquiera que fuese— que había instalado el aparato, situado, suponía él, a no más de
una milla de la colonia. ¿Cuál era la misión asignada a esta bestia?, se preguntó al
desconectar el arnés. ¿Atacar a alguno de nosotros? O bien observar... Más
probablemente esto; el transmisor en perpetuo funcionamiento, recogiendo todos los
ruidos de la vecindad. Así, pues, ya saben que hemos recurrido a los militares, pensó
Hoagland. Y que hemos detectado dos de sus artilugios también.
Tuvo la profunda intuición de que aquello significaba la abolición de la colonia. La zona
no tardaría en convertirse en un campo de batalla entre el departamento militar de la ONU
y las empresas de diversiones de las Estrellas Fugaces, representaran lo que
representasen. Se preguntaba de dónde procederían. Evidentemente, del exterior del
Sistema Solar.
Arrodillándose momentáneamente junto a él, un policía secreto de la ONU, vestido de
negro, dijo:
—Ánimo. Se atraparon los dedos; nunca antes pudimos probar que estas ferias eran
hostiles. Gracias a ustedes, ellos no las celebrarán ya en la Tierra. Serán reforzados; no
cedan. —Le hizo a Hoagland un gesto entre sonrisa y mueca y luego se apresuró a
desaparecer en la oscuridad, donde se hallaba estacionado un tanque de la ONU.
Sí, pensó Hoagland. Tenemos a favor a las autoridades. Y nos premian trasladándonos
masivamente de esta zona.
Albergaba la sensación de que la colonia ya nunca sería del todo la misma hicieran lo
que hiciesen las autoridades. Debido a que, si no otra cosa, la colonia había fracasado en
solucionar sus propios problemas; se había visto obligada a solicitar ayuda del exterior.
Tony Costner le echó una mano con la res muerta; juntos la arrastraron a un lado,
jadeando al esforzarse con el cuerpo aún cálido.
—Me siento responsable —dijo Tony, cuando terminaron su tarea.
—Pues no lo debes —dijo Hoagland, moviendo la cabeza—. Y dile a tu hijo que no lo
lamente tampoco.  
—No he visto a Fred desde que apareció la cosa —dijo Tony con tristeza—. Se marchó
terriblemente desazonado. Supongo que la policía militar de la ONU lo encontrará; están
por los alrededores revisándolo todo—. Su voz era apagada, como si aún no pudiera
convencerse de lo que estaba sucediendo—. Un policía militar me dijo que por la mañana
podremos volver. El gas arsénico habrá dado cuenta de todo. ¿Crees que lo han
experimentado antes? No lo dicen, pero parecen tan eficaces... tan seguros de los que
están haciendo...
—Solo Dios lo sabe —respondió Hoagland. Encendió un auténtico puro terrestre
Optimo y fumó en hosco silencio, contemplando cómo conducían al transporte a un hato
de ovejas negras. ¿Quién hubiera pensado que la legendaria y clásica invasión de la
Tierra tomaría esta forma?, nuestra pobre colonia, a causa de unas figurillas llenas de
alambres, poco más de una docena en total, que logramos ganar en la feria de las
Estrellas Fugaces... Como el general Mozart dijo, los invasores ni siquiera deseaban
renunciar. Cosa irónica.
Bob Turk, dirigiéndose a su lado, dijo quedamente:
—Te darás cuenta de que vamos a ser sacrificados. Eso es evidente. El gas tóxico
matará a todas las ardillas y ratas, pero no a los artilugios microscópicos, pues no
respiran. La ONU tendrá a sus escuadras de policía operando en esta región durante
semanas, acaso durante meses. Este ataque de gas es sólo el comienzo—. Se volvió
acusadoramente a Tony Costner—. Si tu chico...
—Está bien... —cortó Hoagland con voz dura—. Ya basta. De no haber apartado yo
uno y conectado el circuito... puedes censurarme, Turk; de hecho, estoy dispuesto a
renunciar y contento de hacerlo. Puedes dirigir la colonia sin mi.
A través de un altavoz accionado por baterías, la voz de un miembro de la ONU
restalló:
—¡Prepárense a embarcar todas las personas al alcance de mi voz! ¡Esta zona va a
ser inundada con gas tóxico a las catorce horas! Repito...
Lo fue repitiendo en una y otra dirección, con resonante eco en la oscuridad de la
noche.
 
Fred Costner fue dando traspiés por el áspero y desconocido terreno, jadeando de
inquietud y decaimiento; no prestaba atención alguna a dónde estaba ni se esforzaba por
saber a dónde se dirigía. Todo lo que deseaba era marcharse. Él había destruido la
colonia, y todo el mundo, desde Hoagland Rae hasta los de abajo, lo sabía. A causa de
él...
Lejos, tras él, una voz amplificada anunció:
«¡Prepárense a embarcar todas las personas al alcance de mi voz! ¡Esta zona va a ser
inundada con gas tóxico a las catorce horas! Repito que todas las personas al alcance de
mi voz...» Y así prosiguió reiteradamente el vozarrón, y Fred continuó dando traspiés,
escapando de todo.
La noche olía a arañas y a maleza seca; sintió la desolación en torno suyo. Estaba ya
más allá del perímetro final de cultivos; había dejado los campos de la colonia e iba ahora
por terreno no desbrozado, sin cercas ni mojones. Pero, probablemente, inundarían
también aquella zona; los aparatos de la ONU irían desparramando por doquier el gas
tóxico, y tras ellos penetrarían tropas especiales portadoras de caretas anti-gas y de
lanzallamas, con detectores sensibles a la espalda, para achicharrar a los micro-
rapiñadores que se hubieran refugiado en las madrigueras subterráneas de ratas,
sabandijas y gusanos. ¿A dónde pertenecerían? ¡Y pensar que yo los deseaba para la
colonia!... Pensaba que si la feria los tenía, debían de ser valiosos.
Se preguntaba, difusamente, si habría algún medio para deshacer lo que había hecho.
¿Hallar los quince micro-rapiñadores, más el que casi había matado a Hoagland Rae? Y...
era para reírse, pues resultaba absurdo. Aún si encontraba su cobijo —suponiendo que
todos ellos se hubieran refugiado en el mismo lugar—, ¿cómo podría destruirlos? Y ellos
estaban armados. Hoagland Rae había logrado escapar a duras penas, y eso era lo que
habría logrado solo uno de ellos.
Una luz resplandeció delante de él.
En la oscuridad no pudo distinguir las formas que se movían al borde de la luz. Se
detuvo y esperó tratando de orientarse. Iban y venían personas y oía sus voces, sordas,
de hombres y mujeres. Y el sonido de motores en movimiento. La ONU no estaría
enviando mujeres, pensó. No se trataba, pues, de las autoridades.
Se despejó una parte del cielo, asomaron las estrellas y entre la tenue calma nocturno
se percató al instante de que estaba viendo el perfil de un objeto estacionado.
Podía ser una nave de popa, esperando el despegue; por la forma lo parecía.
 
Se quedó temblando por el frío de la noche marciana, frunciendo el entrecejo en un
intento de distinguir las formas indefinidas ocupadas en su actividad. ¿Acaso había vuelto
la feria? ¿Era ese el vehículo de la empresa de las Estrellas Fugaces que volvía? El
pensamiento le asaltó de manera espectral: las casetas y las banderolas, las tiendas y las
plataformas, los espectáculos mágicos y los estrados de las muchachas, las barracas de
los fenómenos y de los juegos de azar, siendo instaladas allí en medio de la noche, en
aquel páramo perdido en un vacío entre las colonias. Una vacua representación de una
festividad de la vida carnavalesca, para no ser vista ni experimentada por nadie. Excepto,
por casualidad, por él. Y para él resultaba repugnante; había visto cuanto deseaba de la
feria, a su gente y... cosas.
Algo corrió entre sus pies.
Le tendió una trampa con sus facultades psicocinéticas, y le hizo volverse, atrapándolo
luego con ambos manos y extrayendo de la oscuridad una forma dura que se agitaba. Vio
con espanto que era uno de los micro-rapiñadores que habían estado escurriéndose hacia
la nave estacionada. Así, pues, la nave los está recogiendo, pensó, y por lo tanto no los
hallarán ya los de la ONU. Se están marchando... la feria podrá, entonces, seguir con sus
planes. Una voz de mujer dijo, próxima:
—Suéltalo, por favor. Quiere irse.
Sobresaltándose, soltó al micro-rapiñador, que desapareció al instante a la carrera por
entre la maleza. De pie, ante Fred, la muchacha delgada de la caseta de la feria, llevando
aún sus pantalones flojos y su jersey, le miraba plácidamente, con una linterna en su
mano, por cuyo círculo de luz percibió sus pronunciadas facciones, sus mejillas sin color,
y sus claros e intensos ojos.
—¡Eh! —exclamó Fred como en un balbuceo, poniéndose a la defensiva.
Ella era más alta que él, y le tenía miedo. Pero no percibió el hedor Psi en torno a ella y
se dio cuenta definitivamente de que no había sido ella quien allá en la caseta había
luchado contra su propia facultad durante el juego. Así, pues, él tenía una ventaja sobre
ella, y quizá una que ella no conocía aún.
—Será mejor que se marche de aquí —le dijo—. ¿No escuchó el altavoz? Van a
gasificar esta zona.
—Lo oí —respondió la muchacha, examinándole—. Tú eres el gran ganador, ¿no es
así, hijo? El jugador maestro; hiciste zambullirse a nuestro descabezado dieciséis veces
en una artesa —rió alegremente—. Simón estaba furioso; atrapó un resfriado y te echaba
a ti la culpa. Así que espero que no te topes con él. Te lo aconsejo.
—No me llame hijo —replicó él sintiendo que se ahuyentaba su miedo.
—Douglas, nuestro psi-k, dice que eres fuerte. Lo abatiste cada vez; enhorabuena.
Bien, ¿estás contento con tu proeza? —Rió otra vez, silenciosamente; sus agudos y
pequeños dientes brillaron a la difusa luz—. ¿Sientes que obtuviste el precio de tu
ejecución?
—Su psi-k no vale mucho —repuso Fred—. No tuve molestia alguna y realmente no
estoy experimentado. Usted podría hacerlo mejor.
—¿Contigo probablemente? ¿Estás pidiendo que nos unamos? ¿Es una proposición lo
que me haces?
—No —respondió él, sobrecogido y repelido.
—Había una rata en la pared del taller del señor Rae —dijo la muchacha—. Tenía un
transmisor, y así supimos de la llamada a la ONU tan pronto como la hicieron. Así que
hemos dispuesto de bastante tiempo para recuperar nuestra... —Hizo una breve pausa—
nuestra mercancía. Nadie quiere hacerte daño; no es culpa nuestra el que ese
entrometido de Rae metiera la punta de su destornillador en el circuito de control de ese
micro rapiñador. ¿No es así?
—Puso en marcha prematuramente el ciclo. De todos modos lo habría hecho con el
tiempo—. Se negaba a pensar de otra manera; él sabía que la colonia tenía razón—. Y no
va a hacerle ningún bien el que recojan todos esos micro-rapiñadores, porque la ONU lo
sabe y...
—¿Recogerlos? —la muchacha se contoneó divertida—. No estamos recogiendo a los
dieciséis micro-rapiñadores que tu pobre gentecilla ganó. Estamos dirigiéndonos hacia
delante... ustedes nos obligaron. La nave está descargando el resto de ellos.
La muchacha apuntó con su linterna y él pudo ver entonces, por un breve instante, la
horda de micro-rapiñadores que estaba siendo vomitada por la nave y se desparramaba
por doquier, buscando todos refugio como tantos insectos fotófobos.
Cerró los ojos y gimió.
—¿Estás todavía seguro —dijo la muchacha en un ronroneo— que no quieres venir
con nosotros? Esto aseguraría tu futuro, hijito. De lo contrario... —hizo un gesto—. ¿Quién
sabe? ¿Quién puede realmente suponer lo que será de tu pequeña colonia y de su pobre
gentecilla?
—No —respondió él—. No voy todavía.
Cuando volvió a abrir los ojos, la muchacha se había marchado ya. Se hallaba ahora
con el descabezado Simón, examinando un sujetador que tenía en la mano.
Volviéndose, Fred Turner corrió por el camino que le había llevado hasta allí, hacia la
policía militar de la ONU.
 
El alto y un tanto encorvado general de la policía secreta de la ONU, uniformado de
negro, dijo:
—He remplazado al general Mozart, el cual se halla desgraciadamente mal equipado
para contender con la subversión interna; es exclusivamente un militar —no tendió su
mano a Hoagland Rae, sino que en vez de ello, comenzó a pasearse por el taller,
frunciendo el ceño—. Desearía haber sido llamado la pasada noche. Por ejemplo, podía
haberle dicho inmediatamente una cosa que el general Mozart no comprendió. —Se
detuvo y lanzó una inquisitiva mirada a Hoagland—. Usted se percata, desde luego, de
que no derrotó a la gente de la feria. Ellos querían perder esos dieciséis micro-
rapiñadores.
Hoagland Rae asintió en silencio; no había nada que decir. Parecía ahora evidente, al
señalarlo el general de la policía.
—Las anteriores apariciones de la feria —siguió el general Wolff— en años pasados
eran para prepararles, para preparar por turno a cada colonia. Sabían que ustedes iban a
planear alguna forma de vencer esta vez. Así, que en esta ocasión trajeron sus micro-
rapiñadores. Y tenían dispuesto a su débil Psi para entablar un sucedáneo de batalla por
la supremacía.
—Todo lo que quiero yo saber —dijo Hoagland— es si vamos a tener protección.
Las colinas y llanuras que rodeaban a la colonia, les había dicho Fred, estaban ya
infestadas de micro-rapiñadores; era peligroso abandonar los edificios del pueblo.
—Haremos cuanto podamos —respondió el general Wolff, volviendo a pasearse—.
Pero evidentemente no estamos preocupados primordialmente por ustedes o por
cualquier otra colonia particular o local que haya sido invadida. Es la situación general la
que nos afecta y la que tenemos que tratar. Esa nave ha estado en cuarenta lugares en
las últimas veinticuatro horas. ¿Cómo se han movido tan rápidamente? —Hizo una pausa
y añadió—: Tenían preparado cada paso. Y ustedes pensaban haberles desbaratado... —
Miró ceñudamente a Hoagland Rae—. Cada colonia a lo largo de la línea lo pensó así,
mientras estaban adquiriendo su cargamento de micro-rapiñadores.
—Supongo que hemos obtenido eso por andar con engaños —repuso Hoagland, sin
enfrentarse con la mirada del general.
—Eso lo obtuvieron ustedes por emplear su ingenio contra un adversario de otro
sistema —replicó mordazmente el general Wolff—. Es mejor mirarlo de este modo. Y la
siguiente vez que un vehículo que no sea de la Tierra se muestre... no intenten establecer
una estrategia para derrotarlos: llámenos.  
Hoagland Rae asintió:
—Esta bien. Comprendo.
Sentía únicamente un dolor sordo, no indignación. Merecía, todos ellos merecían, aquel
regaño. Si tenían suerte, la reprimenda terminaría con ello. No era apenas el mayor
problema de la colonia.
—¿Qué es lo que ellos quieren? —preguntó al general Wolff—. ¿Pretenden esa zona
para colonización? ¿O se trata de una cuestión económica?
—No intente saberlo —respondió el general Wolff.
—Per... perdón —balbuceó Rae, creyendo no haber entendido bien.
—Sí, no es algo que pueda comprender, ni ahora ni en otra ocasión. Nosotros sabemos
lo que están buscando... y ellos saben lo que buscan. ¿Es importante que usted lo sepa
también? Su tarea es la de intentar reanudar su labor como antes. Y si no pueden
hacerlo, déjenlo y vuélvanse a la Tierra.
—Ya lo veo —dijo Hoagland, sintiéndose banal.
—Sus hijos podrán leerlo en los libros de historia —dijo el general Wolff—. Esto debiera
bastarles a ustedes.
—Sí, es magnifico —convino lamentablemente Hoagland Rae.
E instalándose ante su banco de trabajo, tomó un destornillador y comenzó a operar en
la conducción automática estropeada de un tractor.
—Mire —dijo el general Wolff, apuntando a un lugar del taller.
En un rincón del mismo, casi invisible contra la pared se hallaba agazapado un micro-
rapiñador, contemplándolos.
—¡Diablos! —exclamó Hoagland, tanteando su banco de trabajo para tomar el viejo
revólver calibre 32 que tenía a su lado.
Más, antes de que sus dedos lo hallaran, el micro-rapiñador se había esfumado. El
general Wolff no se había movido siquiera. En realidad parecía un tanto divertido: se
hallaba con los brazos cruzados, contemplando cómo Hoagland manoseaba su anticuada
arma.
—Estamos llevando a cabo un plan central —dijo el general—, que inmovilizará a todos
ellos simultáneamente. Mediante la interrupción del flujo de corriente de sus cargas
portátiles de energía. Evidentemente, el destruirlos uno por uno es absurdo; ni siquiera
consideramos tal eventualidad. Sin embargo... —hizo una pausa cavilando y arrugando la
frente—. Hay motivo para creer que ellos, los del espacio exterior, se nos han anticipado y
diversificado las fuentes de energía de tal modo que... —se encogió filosóficamente de
hombros—. Bien, quizá se pensará en alguna otra cosa. A su tiempo.
—Así lo espero —dijo Hoagland, volviendo a reanudar la reparación del tractor.
—Hemos cedido mucho en nuestra esperanza de mantener Marte —dijo el general
Wolff, como hablando consigo mismo.
Hoagland volvió a dejar sobre su banco de trabajo el destornillador que manipulaba y
miró fijamente al policía.
—Donde vamos a concentrarnos es en la Tierra —añadió el general Wolff, rascándose
reflexivamente la nariz.
—Entonces —manifestó Hogland, tras una pausa— no hay realmente esperanza
alguna para nosotros aquí; eso es lo que está usted diciendo.
El general no respondió. No necesitaba tampoco hacerlo.
 
Al inclinarse sobre la ligeramente verdosa superficie del canal, donde revoloteaban
zumbando los moscardones y los relucientes coleópteros, Bob Turk vio, con el rabillo del
ojo, una pequeña forma deslizándose rápidamente. Giró al instante y sacó su pistola
láser, disparando y destruyendo... ¡oh, día feliz!, una pila de viejas latas de petróleo y
nada más. El micro-rapiñador se había esfumado ya.
Trémulo, volvió el láser a su cinturón y se inclinó de nuevo sobre el agua infestada de
bichos. Como de costumbre, los micro-rapiñadores habían andado activos durante la
noche; su mujer los había visto y había oído también sus rastreos como si fueran ratas.
¿Qué diablos habían estado haciendo?, se preguntó consternado, oliendo largo y tendido
el agua.
Y le pareció que el acostumbrado olor de aquella agua estancada se hallaba un tanto
cambiada, de manera muy sutil.
—¡Maldita sea! —dijo levantándose y sintiéndose un inútil. Los micro-rapiñadores
habían puesto algún contaminante en el agua; ello era evidente. Ahora habría de
efectuarse un cabal análisis químico, y ello llevaría días. Y entretanto, ¿quién sostendría
su sembrado de patatas?
Rabiando con frustrado desvalimiento, posó su mano en el láser, deseando un blanco,
pero sabiendo que nunca, ni siquiera en un millón de años, lo tendría. Como siempre, los
micro-rapiñadores efectuaban su tarea de noche; constantemente y con seguridad, iban
dando al traste con la colonia.
Ya diez familias habían hecho sus maletas y tomado pasaje para la Tierra, para
rehacer, si podían, sus viejas vidas.
Y pronto le tocaría a él también.
¡Si tan solo hubiera algo que pudieran hacer! Algún medio de lucha. No hago ni doy
nada, pensó, por una probabilidad de atrapar a esos micro-rapiñadores. Lo juro. Tendré
que endeudarme o atarme a la servidumbre, o a lo que sea, solo para tener una
oportunidad de librar de ellos a la zona.
Estaba apartándose malhumoradamente del canal, con las manos metidas en los
bolsillos, cuando oyó el bramido de la nave interestelar sobre su cabeza.
Se quedó petrificado, con la mirada fija en lo alto y sintiendo que le fallaba el corazón.
¿De nuevo ellos de vuelta?, se preguntó. La nave de la feria... ¿Van a atropellarnos otra
vez, van a acabar con nosotros finalmente? Escudando sus ojos, escudriñó
frenéticamente el celo, incapaz siquiera de correr, no sabiendo su cuerpo que hacer,
dominado por un pánico instintivo y animal.
La nave, semejante a una gigantesca naranja, iba reduciendo altura. De forma de
naranja, y del color de la naranja... no era la nave azul tubular de la gente de las Estrellas
Fugaces, según podía verlo. Pero tampoco era de la Tierra; no era de la ONU. Jamás
había visto antes una nave igual a aquella, y comprendió que estaba decididamente
contemplando otro vehículo de allende el sistema solar, mucho más intruso así que la
nave azul de las criaturas de Estrellas Fugaces. Ni siquiera había sido hecho un somero
intento para hacerla aparecer como de la Tierra.
Y sin embargo, en sus costados tenía enormes letras que formaban palabras.
Moviendo los labios, leyó las palabras, mientras la nave se disponía a posarse al
nordeste del lugar donde se encontraba.
 
¡SEIS SISTEMAS DE HORAS DE RECREO EDUCATIVAS SE ASOCIAN EN UNA
ALGARADA DE DIVERSIÓN Y JOLGORIO PARA TODOS!
 
Era, pues, Dios de los cielos, otra compañía carnavalesca ambulante.
Sintió deseos de apartar la vista, de volverse y marcharse de allí. Y sin embargo no
pudo; el antiguo impulso familiar que había en él, el anhelo, la fija curiosidad, eran
demasiado fuertes. Así, entonces, continuó contemplando; pudo ver abrirse varias
escotillas y que comenzaban a asomar por ellas varios mecanismos autónomos, como
aplastadas rosquillas, posándose sobre la arena.
Estaban estableciendo el campamento.
Viniendo junto a él, su vecino, Vince Guest, dijo con voz ronca:
—¿Y ahora qué?
—Ya puedes verlo —respondió Turk con un gesto frenético—. Emplea tus ojos.
Los auto-mecanos se hallaban erigiendo una tienda central; abigarrados gallardetes se
alzaban al aire y llovían luego sobre las aún bidimensionales casetas. Y se hallaban ya
emergiendo los primeros humanos, o humanoides. Vince y Bob vieron a hombres con
brillantes atuendos y luego a mujeres con ceñidas mallas. O más bien con algo más
reducido que trajes de malla.
—¡Éxito bomba! —logró decir Vince, tragando saliva—. ¿Ves a esas damas? ¿Viste
alguna vez mujeres con tales...?
—Las veo —respondió Turk—. Pero no volveré jamás a una de esas ferias no
terrestres de más allá del sistema, ni tampoco lo hará Hoagland; sé esto tan bien como
conozco mi propio nombre.
Se pusieron a trabajar rápidamente, sin pérdida alguna de tiempo. Una tenue música
festiva se filtró hasta Bob Turk. Los olores de las golosinas, los cacahuates tostados, y
con ellos el sutil aroma de la aventura y de los cuadros excitantes de lo ilícito. Una mujer
de largo cabello trenzado había subido flexiblemente a una plataforma; llevaba un escaso
sostén y reducida seda en su cintura en su cintura, y mientras la miraban fijamente,
comenzó a practicar su danza, girando cada vez con mayor rapidez, hasta que al fin,
arrastrada por el ritmo, se despojó por completo de lo poco que la cubría. Y lo más chusco
de todo era que a él le parecía arte auténtico; no era una danza puramente sensual, sino
que en sus movimientos había algo bello y viviente. Se sintió encandilado, hechizado.
—Será mejor que vaya a buscar a Hoagland —logró decir finalmente Vince. Ya unos
pocos colonos, incluyendo niños, se estaban moviendo como hipnotizados hacia las
hileras de tiendas y los abigarrados gallardetes y banderolas que relucían y revoloteaban
contra el por demás monótono y parduzco aire marciano.
—Voy a echar un vistazo más de cerca —dijo Bob a Vince—, mientras tú lo localizas.
Y se dirigió hacia la feria con paso cada vez más acelerado, arrastrando arena al
apresurarse.
 
Tony Costner dijo a Hoagland:
—Por lo menos veamos qué es lo que tienen para ofrecer. Ya sabes que no son la
misma gente; no fueron ellos los que descargaron esos horribles condenados micro-
rapiñadores aquí... puedes verlo.
—Acaso se trate de algo peor —respondió Hoagland. Pero se volvió hacia el muchacho
Fred, preguntándole—: ¿Qué dices tú de ello?
—Quisiera verlo —respondió el chico. Había ya tomado partido.
—Está bien —asintió Hoagland—. Eso basta para mí. No nos va a hacer daño el mirar.
En tanto que recordemos que el general de la policía secreta de la ONU nos dijo. No
tratemos de pasarnos de listos con ellos.
Dejó la llave inglesa que tenía en la mano sobre su banco de trabajo y fue a coger su
chaquetón con cuello de piel.  
Cuando llegaron a la feria vieron que los juegos de azar habían sido instalados
convenientemente delante de los espectáculos de muchachas y de los fenómenos. Fred
Costner se precipitó allá, dejando atrás al grupo de adultos; husmeó el aire, captó los
aromas, oyó la música y vio después de los puestos de juegos de azar la primera barraca
de fenómenos; aquella era su abominación favorita, la que recordaba de ferias anteriores,
solo que ésta era superior. Era un hombre sin cuerpo. A la luz del sol marciano de
mediodía reposaba tranquilamente; era una cabeza sin cuerpo, completa, con pelo, orejas
y ojos inteligentes; solo el cielo podía saber como se mantenía con vida... en todo caso,
comprendió intuitivamente, era auténtica.
—¡Vengan a ver a Orfeo, la cabeza sin cuerpo visible! —dijo el anunciador a través de
su megáfono, y un grupo, en su mayoría de niños, se congregó temeroso y boquiabierto—
. ¿Cómo permanece viva? ¿Cómo se mueve por sí misma? Ea, muéstralo, Orfeo.
El anunciador lanzó un puñado de píldoras alimenticias, Fred Costner no pudo ver
precisamente de qué, a la cabeza, la cual abrió una boca enorme, de espantosas
proporciones, logrando atrapar la mayor parte de lo que se le había arrojado. El
anunciador rió y continuó con su perorata. El sin cuerpo estaba ahora intentando alcanzar
las píldoras alimenticias que no atrapara antes.
—¡Atiza! —pensó Fred.
—¿Qué hay? —dijo Hoagland, llegando a su lado—. ¿Ves algunos juegos que
podamos aprovechar? —su tono de voz era amargo—. ¿Arrojar una pelota a algo? —
luego se apartó sin esperar a un cansado hombrecillo gordo que había sido derrotado
demasiado, que había perdido ya muchas veces—. Vamos —dijo a los demás adultos de
la colonia—. Salgamos de aquí antes de que nos metamos en otro...
—Espere —dijo Fred. Había percibido el conocido hedor. Provenía de una barraca a su
derecha, y se volvió al instante en aquella dirección.
 
Una mujer gordezuela y grisácea, de mediana edad, se hallaba en el mostrador de la
barraca, con sus manos llenas de ligeros anillos de mimbre.
Detrás de Fred, su padre dijo a Hoagland Rae:
—Se tiran los anillos sobre los objetos expuestos, ganándose aquel que se logra
atravesar. —Fue, lentamente, con Fred, en aquella dirección—. Sería natural —murmuró
—para un psico-cinético. Y lo pensaría.
—Sugiero —dijo Hoagland Rae, hablando a Fred —que te fijes mejor esta vez en los
premios. En la mercancía.
Sin embargo, él fue también.
Al principio, Fred no pudo descubrir lo que eran los rimeros, todos exactamente iguales,
complicados y metálicos; llegó a la esquina del puesto, y la mujer comenzó su anuncio
semejante a una letanía, ofreciéndoles un puñado de anillos por un dólar o algo de igual
valor que ofreciera la colonia.
—¿Qué son? —preguntó Hoagland Rae, observando—. Yo... creo que son alguna
especie de mecanismos.
—Yo sé lo que son —respondió Fred.
Y hemos de jugar, pensó. Hemos de recoger cada artículo de la colonia que podamos
posiblemente trocar con esta gente, cada col, y gallo y oveja, y manta de lana. Porque se
percataba de que aquella era la oportunidad que tenían, con la que acaso podían salvar la
colonia. Lo supiera y le gustara o no al general Wolff.
—¿Santo Dios! —dijo quedamente Hoagland—. ¡Esas son trampas!
—Así es, señor —canturreó la mujer de mediana edad—. Cepos homeostáticos; ellos
realizan toda la tarea, piensan por sí mismos; se les deja tan solo ir y andan y andan sin
parar nunca hasta que atrapan... —guiñó un ojo—, ya sabe qué. Sí, usted sabe lo que
atrapan, señor, esas desagradables cosas que no podrían capturar ustedes por sí
mismos, que están emponzoñando sus aguas y matando su ganado, destruyendo sus
cosechas y arruinando su colonia... ¡ganen una trampa, un valioso y útil cepo, y ya lo
verán, ya lo verán!
Lanzó un anillo de mimbre a uno de los complicados cepos de pulido metal, no
introduciéndolo por poco en su objetivo... cosa que podría haber hecho si lo hubiera
lanzado con más cuidado. Cuando menos tal fue la impresión que todos tuvieron.
Hoagland le dijo a Tony Costner y a Bob Turk:
—Necesitamos cuando menos un par de centenares de ellos.
—Y para eso tendremos que empeñar cuanto poseemos —dijo Tony—. Pero merece la
pena; por lo menos no seremos barridos por completo —sus ojos brillaron—. Vamos,
empecemos. —Y en seguida dijo a Fred—: ¿Puedes jugar este juego? ¿Puedes ganar?
—Pues... creo que sí —respondió Fred.
Sin embargo, en algún lugar próximo, alguien en la feria estaba dispuesto con un poder
contrario de psico-cinética. Pero no dispondría de bastante, decidió Fred. No del
suficiente.
Era casi como si hubiesen obrado a propósito de aquella manera...  
 
 
FIN
 

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed